Vuelve Sánchez y estamos igual que hace un año, pero con Rajoy de presidente

Estamos en lo mismo que había antes de que lo echaran, solo que ya con Rajoy de presidente, con las élites contentas y viviendo a costa de las clases populares.

Sánchez ganó, porque el rival era penoso, era su ejecutora y estaba avalada por todos los que permitieron gobernar al PP, algunos haciendo campaña y todo.

Sánchez ofrece a sus militantes una esperanza mayor de cambio ya que se le atribuye supuestamente mayor afinidad con Podemos. Pero esto es un error. En realidad Díaz y Sánchez son bastante similares en su programa y objetivos, que son aniquilar y someter a Podemos para restaurar el bipartidismo. La diferencia está en el rumbo que proponen.

Mientras que Díaz propone un ataque total y una gran demonización de Podemos, Sánchez propone ser más sutiles, reconocer al enemigo y sobre todo a sus votantes (que algunas razones tendrán para lograr 5 millones de votos en 3 años). Entonces busca coger algunas medidas de Podemos e incorporarlas a su discurso previa manipulación, apropiarse de sus ideas y hacerlas suyas y asumibles para la oligarquía.

El único pacto de gobierno que ofrecerá Sánchez es el de sumisión de Podemos al proyecto socialista, algo que nunca firmará Iglesias.

El único proyecto de país que entiende Sánchez es el que ya propuso en su día, un mero recambio (y no cambio), algo donde no se toque la estructura de poder ni las políticas económicas neoliberales, ni a la corrupción, algo asumible para sus amos, la oligarquía, los ricos, bancos y multinacionales, el gran capital.

Con la gestora, el PSOE no era creíble como oposición, ni lo sería con Díaz por mucho que manipulen tal y como venían haciendo ellos y los medios. Pero ahora estará Sanchez y tratarán de convertirlo en la gran oposición a Rajoy.

El 90% de Podemos quería a Sánchez, porque supuestamente era más fácil un gobierno de cambio. A mi me parecía un error, una ilusión. Yo quería a Díaz, porque el cambio ahora con Sánchez no estará más cerca, al contrario, este logra mantener viva la ilusión de militantes y votantes de izquierdas, y sin embargo es igual e antiPodemos que Díaz. Sigue prefiriendo y mucho a Ciudadanos antes que a Podemos, y el único pacto de gobierno que ofrecerá es el de sumisión de Podemos al proyecto socialista, algo que nunca firmará Iglesias, y luego tratarán de culpabilizarlo.

Ahora PSOE será más presidencialista, y Sánchez ya no será un títere del aparato. No obstante sigue dependiendo de ellos y teniendo los mismos amos. Estamos igual que hace un año.

Pita Hermida

Si nunca juegas con fuego te morirás de frío. Un mundo mejor es posible. Confiar porque sí se puede.