Una Gran Coalición… en Diferido!

El primer impulsor de la idea de la “Gran Coalición” era Felipe González, en su entrevista en “El Objetivo” con Ana Pastor en Mayo del 2014, no descartó una Gran Coalición entre el PSOE y el PP, incluso la consideró necesaria “Si el país lo necesita, lo deben hacer“, llevando así a la práctica política y a la opinión pública una petición de sectores económicos y financieros, políticos y mediáticos y desde la propia Zarzuela.

En esta entrevista que tuvo lugar dos semanas antes de las Elecciones Europeas del 25M donde Podemos obtuvo 5 escaños, Felipe González lo tenía claro, olía (vistas las encuestas) que la política española ya no va a ser como antes y que el Bipartidismo tenía los días contados. Y así fue, llegó Podemos y de 5 escaños en el Parlamento Europeo, arrancó ayuntamientos y alcaldías de sus gobernantes más pegados a sus sillas y de ahí pasó a tener a más de 5 millones de votantes convirtiéndose en la tercera fuerza política en menos de dos años.

Lo que en 2014 era una supuesta salida, o Puerta Giratoria para el régimen, dos años más tarde ya es casi una realidad. Felipe González no perdió de la vista su objetivo, Salvar al Régimen aunque entregando el PSOE a la Derecha y firmando la sentencia de su muerte (o coma). Pero para lograr esta Gran Coalición, dos años eran necesarios para organizarlo y preparar a la opinión pública.

Un plan, unos cómplices:

Para hacer efectivo un Plan político y llevarlo a la práctica, hay que preparar a la opinión pública y valorar el impacto político y social. Así que Felipe aprovechó de la entrevista en “El Objetivo”, un programa con demasiada audiencia (en su mayoría de izquierdas), para soltar su Proyecto.

Las reacciones no se han hecho esperar, el primero en aprovechar de estas declaraciones era Arias Cañete (PP) que veía viable esta Gran Coalición. Además, el Plan necesitaba más cómplices con peso político y mediático, entre ellos estaba Juan Luis Cebrián (¡Qué casualidad!), Rubalcaba y desde el 20D Rajoy  se apuntó también a la fiesta. Por otra parte, de los pocos que se desmarcaron de las declaraciones de Felipe eran Elena Valenciano, que escribió en un Tuit que la Gran Coalición era “Imposible” además de montar una campaña “No somos lo mismo” para la cual se creó una página web www.nosomoslomismo.es que hoy tiene un contenido distinto y una manzana como logo, medio “rojo”, medio “Naranja”… ironías de la vida.

Parece que se dieron cuenta de que: “PP, PSOE, la misma mierda es“.

Una primera dosis:

Los resultados de las Europeas, Autonómicas y del 20D ayudaron a Felipe González para convencer a más gente de la necesidad de una Gran Coalición, con el habitual lenguaje de madera y miedo, con argumentos huecos sin sentido y palabras elegidas con precisión del Neolenguaje. Para esto, se necesitaba a otro cómplice necesario, para que se hagan las cosas de forma gradual y que la opinión pública se vaya adaptando a la nueva situación o mejor dicho al Plan del Régimen.

Este cómplice necesario era Ciudadanos cuya única misión era Bloquear a cualquier salida hacia la izquierda, a cualquier Cambio y empujar al PSOE (más) hacia la Derecha cerrando puertas y abriendo “Diálogos” mediocres e infundados, siempre con los mismos argumentos huecos y contradictorios.

Esa primera entrega, era el pacto exprés firmado entre el PSOE con Ciudadanos y digo “exprés” porque así se hizo hasta el punto de que escuchar a Rivera y a Sánchez detallando el pacto, da la impresión que ni siquiera lo han leído o que cada uno firmó un pacto distinto. Este pacto que alejó al PSOE de cualquier posibilidad de un pacto de izquierdas, un pacto con la Derecha impulsado por los Barones del Comité Federal guiados por “la hija política” de Felipe González.

Para dar validez a este pacto, se consultó a la militancia, una consulta que era “No Vinculante” por si los resultados nos salgan como deberían, pero salió el “Sí” con una baja participación de las bases del PSOE, cosa que no han entrepretado bien o seguramente ni les importó. El mismo Sánchez hablaba de una participación “masiva“, hablando del “80% de la militancia que votaron “Sí”” mientras la realidad era el 80% que votaron “Sí” de los pocos más del 50% de la militancia que participó.

En general, todo salió bien en esa primera parte de la Gran Coalición, incluso se logró que esté justificada y defendida desde el PSOE y aplaudida por toda la Derecha y sus Medios. Digo “en general”, porque cuando se miran los detalles, uno se da cuenta de la Mediocridad de los argumentos que se utilizaban, las mentiras, difamaciones y de las flagrantes contradicciones.

Esta primera dosis tenía como objetivo preparar a la opinión pública y confundirla sobre el significado del interés general, del debate programático y llevarla al terreno de la necesidad (estabilidad, seguridad, miedos…) con una campaña feroz desde Ferraz y los medios lacayos del Régimen que banalizaba al debate serio y se dedicó a la satanización a las Elecciones, las alertas con Encuestas fabricadas, entre otras absurdidades lingüísticas y argumentativas.

Una segunda dosis:

Hasta el 26J, Ciudadanos ha logrado evitar un pacto entre el PSOE y las fuerzas del Cambio, con las complicidad del propio PSOE. En este periodo, Albert Rivera intentó incluir al Partido Popular en su pacto sin éxito (o quizá no era el momento), así se agotaba a la paciencia de la ciudadanía que es un factor fundamental para la aceptación de la Gran Coalición.

Se repitieron las elecciones el 26J y los resultados no han sido concluyentes (o nos los han querido así), la cosa que agota aún más la paciencia de la gente y aumenta la desesperación y el agobio de escuchar otra vez los mismos debates confusos y mediocres. Pero de este modo, la entrega de la opinión pública y su aceptación a la Gran Coalición es casi evidente y resulta más fácil.

Pero para “conectar los puntos”, o como le gusta a Albert Rivera, esta vez pactó con el Partido Popular para dejar claro que el problema del “bloqueo” no es programático o ideológico, sino es un problema de personas (Rajoy y Sánchez) y que la Gran Coalición es totalmente viable, la prueba: los 100 puntos que dice haber firmado con el PP y el PSOE.

Y como se hizo antes, se intentaba añadir al PSOE en el pacto del PP y Cs.

Una Gran Coalición pero sin perder votantes:

Hay un detalle muy importante: el PSOE no puede suicidarse así, el PSOE debe cubrirse las espaldas y no perder demasiados votos. Porque si no, estos votantes se irían directamente a Unidos Podemos y al final los Arquitectos de la Gran Coalición se quedarían con una Gran Coalición que en términos de votos no se alejará tanto de Unidos Podemos y esto no interesa, una Gran Coalición que solo estaría sostenida por los votos del PP (con suerte) y con un PSOE residual.

Para evitarlo, el PSOE necesita mantener a sus votantes y militantes que no comparten el mismo Plan de Felipe González, o al menos, no perder demasiado. ¿Y quién mejor para esto que el propio Pedro Sánchez, el “mártir” fabricado?

El último movimiento de Ferraz empieza a oler a un simple Auto-Golpe, de hecho, no hay que olvidarse de que Sánchez ha estado opuesto a cualquier pacto con la izquierda desde hace un año, algunos pensarán que estaba obligado por los barones. Sí y no, porque en una situación “normal”, si Pedro Sánchez tuviera la mínima voluntad de pactar con las izquierdas, lo hubiera al menos dicho o intentado durante todo un año o hubiera dimitido por no poder llevar a cabo su deseo, sus principios y su palabra que tanto le importa.

Pero no, no lo hizo y es aquí donde surge la pregunta ¿De qué viene este cambio de discurso de Sánchez, y de repente, las últimas semanas?¿Casi un año resistiendo a un pacto con la izquierda, atacando y culpando a la izquierda, resistiendo a las presiones y mandamientos de los Barones y sus Medios, pero en cosa de días se “Podemizó”? Cualquiera en su sano juicio pensaría que es imposible y que eso no cuadra. Hasta en plena “guerra” contra sus Barones, Sánchez podía negociar un pacto con las fuerzas del Cambio, ponerlo sobre la mesa, someterlo a una Consulta y así dejar en evidencia “al otro bando”. Pero no lo hizo, ni lo intentó, cogió un camino que ya sabía que no llevaba a ningún lado.

Pues la explicación que tengo y después de mucha meditación, es que el Golpe de Ferraz era solo otra obra teatral del PSOE para asegurarse de no perder el voto de los “descantados” y para ello, se necesita a un “Mártir” que guarde a esta gente en el partido, confiando aunque en una Falsa Esperanza, en que Sánchez podría ganar las elecciones y confiando en lo imposible que es ganar al Comité Federal de Felipe y no tener otro “Golpe de Estado”.

De hecho, el Sr. Revilla, a sabiendas o no, soltó a pocas horas de la dimisión de Sánchez, que ése se presentará a las Primarias. La misma noche Sánchez soltó que hay que quedarse unidos en el PSOE y que él seguirá como diputado. Unos días después se organizó una campaña de firmas para pedir un Congreso Extraordinario. Hasta la salida de Iceta defendiendo el “NO es NO” parece un acto de resistencia inútil que solo quiere consolidar este apoyo a Sánchez y mantener a los “descantados” en el partido.

Mientras tanto, el PSOE perdió a muchos militantes, más de 20 000 desde la dimisión de Sánchez y seguramente perderá más votantes. Perdió a gente que ya no quiere participar en este circo, gente que vio con nitidez que el Cambio nunca pasará por Ferraz.

La ansiedad de salvar al Régimen es más poderosa que salvar al partido, respetar a los militantes y a los votantes, más poderosa que respetar un mínimo de lo que se prometió en las campañas electorales. Además, nadie en el PSOE quería asumir la factura de este desastre, por eso, pusieron a una Gestora controlada por afines de la “hija política de Felipe”, para saltarse sus funciones y actuar en nombre del partido (como si fuera una Secretaria General) negociando con el Partido Popular los términos de la Abstención.

Nadie quiere asumir las responsabilidades de este desastre y del desastre que inevitablemente se avecina, y de hecho, todas y todos que estaban en la primera línea durante el Golpe de Ferraz, para frenar a cualquier Alternativa al PP, ahora están atrincherados, de retirada dejando a la Gestora en primera línea haciendo el resto del trabajo.

Este trabajo que se está haciendo de la misma forma de siempre, negociar la abstención, banalizar el debate y reducirlo en cosa de “condiciones” y de detalles técnicos, dando por hecho así la Gran Coalición, con Abstención, pero es una Gran Coalición.

El lenguaje es el mismo de siempre, de madera y hueco, ya que a la Gran Coalición con Abstención la llaman “Abstención técnica” y la propia gestora pide “Responsabilidad” a sus diputados, lo que en Castellano sería “Abstención”, además les pide “Serenidad” el equivalente a la “Disciplina del voto”. Sánchez se ha ido y el PSOE sigue confundiendo y mareando como hizo durante un años, pero esta vez, tomando medidas drásticas y nada democráticas para investir a Rajoy.

Es así como se nos prepara para la próxima y última entrega, hablando de “Disciplina del voto” de algunos diputados, mientras lo que le falta a Rajoy son unos pocos votos del PSOE, parte de los diputados votará “NO” y otra se abstendrá y saldrá el PSOE diciendo que no hay problema porque en el PSOE “el voto es libre”, el PSOE es “democrático”. Tema zanjado pensará el PSOE, pero los Votantes no pagan traidores, sean partidos o diputados.

Todo un circo para no llamar a las cosas por su nombre, todo un circo para ocultar una realidad evidente: El PSOE carece de democracia interna, no respeta ni a su militancia, ni a las promesas que hizo a sus votantes, ni a los órganos que deben toman las decisiones que ahora las está tomando una Gestora puesta a dedo.

Una realidad que es la entrega del Gobierno al partido de la Corrupción y de los Recortes, ahora sentado en el banquillo por la Gürtel, el partido a quien criticaban desde el PSOE durante años, jurando y perjurando que “el PP, de entrada NO”.

Quieren ocultar que el PSOE no es más que otro producto competitivo al PP, con otro color y sabor, pero Fabricado por el mismo fabricante: El Régimen.

Ocultar que su Gran Coalición solo les sirve a ellos para mantener a este Sistema Corrupto, que no les importa ni España, ni los españoles, ni sus propios votantes y militantes.

A estas alturas, cualquiera se daría cuenta de que un pacto con las fuerzas del Cambio no podía, de ninguna manera, provocar tanto desastre. Pero se llegará a esta conclusión pensando solamente en la ciudadanía, por que el desastre que ven los Sicarios del Régimen pactando con la izquierda, lo ven desde su propia perspectiva, mirando a sus propios beneficios, privilegios y desde la perspectiva de la estabilidad de su… España.

A estas alturas, la militancia y los votantes del PSOE deben de tenerlo claro: O seguir apoyando a un PSOE que solo defiende al Régimen o buscarse otras alternativas para lograr el Cambio político y social que necesita este país. El mapa político está más despejado que nunca: El Régimen Vs El Cambio.

Toca posicionarse, en un bando o en otro, ya no vale ninguna excusa más, ya no valen más falsas culpas.

Esparroquí

Esparroquí

Pienso con mi Teclado, sin Filtros, con Criterios! Que se escapen estos pensamientos ¿Qué más da?! Quien siembra miseria, no es el que siempre recoge su cólera!

Al continuar navegando en Digo-Yo.es estás aceptando la política de cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar