Tribulaciones en la Agencia Atribulada

Agencia AtribuladaLa agencia estatal más respetada y temida por los ciudadanos debe ser la Tributaria.

Respetada porque, de la eficacia su trabajo, depende el buen funcionamiento del Estado y la financiación de los imprescindibles servicios públicos, cuya rentabilidad se mide en términos sociales; el pago a proveedores y trabajadores públicos o las inversiones que se ejecuten para mejorar la calidad de vida de todos.

Temida porque, en ocasiones, existen ciertas resistencias a desprenderse de un dinero que está en el bolsillo y, si no hubiera la certeza de un mecanismo inspector y sancionador implacable e igual para todos, la tendencia generalizada será la de hacerse el loco y que paguen otros.

Ahí estamos de acuerdo pero, dentro de esa política de innovación constante que ha emprendido nuestro Bobierno, el ministro de los dineros, el lisérgico Montoro, ha puesto también este principio en fase de liquidación:

Empezaron a sonar las alarmas con aquellas propiedades inexistentes que, aparentemente, había vendido la Infanta Cristina y, cuyo importe, habría podido servir para blanquear unas cantidades de sospechosa procedencia.  Todo se resolvió con la inverosímil explicación en una catarata de errores, inconexos entre sí, de notarios, registradores y funcionarios de Hacienda.  Normal, con un DNI tan enrevesado como el 14-Z cualquiera se confunde.

Poco después comenzó el carrusel de imputaciones, desimputaciones, facturas falsas que, misteriosamente, son auténticas, legalización de fondos en paraísos fiscales de célebres imputados o la aberrante afirmación de la legalidad en la desgravación de ingresos en dinero negro (casualmente del PP) o la decisión política de qué perito en concreto debe asistir como técnico a petición de un juez.  Una película de terror con guion Chiquito de la Calzada.

Ahora conocemos que, peleas aparte en la cúpula de la Agencia, en los últimos dos años han sido cesados 300 responsables de equipos de inspección y Montoro, desmelenado, lo ha justificado afirmando que eran todos socialistas. ¿Es o no es para amar a este hombre?

Con el detonante del cese de la funcionaria que, desoyendo sugerencias al oído, se empecinó en imponer una sanción de 450 millones de euros a la cementera mejicana CEMEX, vamos empezando a entrever como será el trato a dispensar a, pongamos por caso, Eurovegas u otras empresas de similar pelaje.

Sería conveniente que el ministro porrero (derivado de porra), Jorge Fernández Díaz, nos explicase si esa subespecie; vestida con polo de banderita en el cuello, a juego con la pulsera rojigualda, cabello engominado y reloj “tartera”, que tiene sus cuentas repartidas estratégicamente por el orbe, sin pagar un céntimo de impuestos; son los que verdaderamente ofenden a España, que no sé si lo he entendido bien.

Siempre dije que me gustaría pagar a Hacienda un millón de euros al mes, eso significaría que estoy ganando dos.  Cosas de pobres.

Fermín Álvarez

Aspirante a escribir y protagonizar mi propia vida, me conformaría con tener una frase. Además, soy Donante de Pelo.

Al continuar navegando en Digo-Yo.es estás aceptando la política de cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar