Señores Obispos

Señores obispos de Bilbao, Vitoria y San Sebastián:

Con relación al titular en la prensa del día 24: “El anuncio de desarme de ETA es claramente insuficiente, la sociedad espera que se disuelva porque su mera existencia es una amenaza”.

Me sorprende el silencio conjunto sobre el terrorismo de género, que sigue activo y con más asesinatos que en toda la existencia del terrorismo de ETA.

Me sorprende su silencio conjunto sobre la pederastia en el seno de “su Iglesia”. El traslado de dichos pederastas y cómplices a otros destinos para ocultarlos, y no ponerlos en manos de la justicia. Por cierto, dichos pederastas siguieron y siguen actuando en otros destinos.

Me sorprende su silencio conjunto sobre los niños desaparecidos, robados. Implicados miembros de “su Iglesia”, sin prestar ningún tipo de colaboración y apoyo a las familias, ni a la justicia, para el esclarecimiento.

Me sorprende su silencio conjunto de todos los desaparecidos y asesinados después de la guerra civil, enterrados en cunetas y fosas comunes. Una de los mayores genocidios contra la humanidad, reconocido por la ONU, con varias resoluciones solicitando a los gobiernos españoles que pongan los recursos necesarios y medios para la búsqueda de dichos desaparecidos y asesinados.

Me sorprende su silencio conjunto sobre destinar más financiación a su televisión y emisoras de radio, qué a Caritas, porque si la memoria no me falla, son la cabeza visible de la Iglesia de los “pobres”.

Me sorprende que no excomulguen conjuntamente a todos nuestros políticos responsables de las políticas que han causado y están causando pobreza, miseria y hambre, logrando que tres de sus fieles acumulen lo que tienen el 30% de la población de nuestro país.

Me sorprende que ustedes conjuntamente en “su Iglesia” defiendan el derecho a la vida de todo ser y no defiendan el derecho de todo ser a tener sus necesidades de vida básicas cubiertas. Tenemos derecho a la vida, pero después de nacer, nos podemos morir de hambre y miseria.

¿A quién representan? A la “Iglesia de los pobres” sumisos, resignados, conformistas.

Ustedes nos enseñan a morir amando nuestra condición: el que es rico muere rico y arrepentido, el que es pobre y desgraciado, muere pobre y arrepentido de los malos actos y pensamientos, para no ir de cabeza al infierno. Tenemos que dar gracias a “su dios”, que es todo bondad y perdona a todos.

Hay fanáticos que usan las armas para eliminar, anular o someter a sus fieles e infieles.

Hay otros que usan la palabra para eliminar, anular o someter a sus fieles e infieles.

¿Qué diferencia hay en terminar con tu vida en un momento o que lo vayan haciendo poco a poco?

Este es el mundo que tenemos y si los dirigentes políticos y religiosos, están solo en su tema, tarde o temprano vendrá el cambió, que me temo que será violento.

Al continuar navegando en Digo-Yo.es estás aceptando la política de cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar