Rita Barberá… esa “gran alcaldesa y persona”… de repente.

Y de repente, minutos tras su muerte, a Rita Barberá se la sacó del abandono y del olvido para convertirla en una mártir, un modelo político y humano a seguir y homenajear. Algunos incluso pidieron una calle a su nombre, pero allá ellos.

No sé vosotros, pero lo primero que me vino a la cabeza al oír la noticia aquella mañana era: “¡Vaya, qué raro!“. Ese pensamiento que seguramente lo compartirá conmigo mucha gente que alguna lo dijo y otra lo calló, quizá por miedo a lo que dirá la gente.

Pues sí, siendo -si no me equivoco- la quinta persona implicada en el caso Gürtel que aparece muerta, como mínimo, suena raro y deja muchas preguntas en el aire. Pero es igual, solo es un reflejo o reflexión, que el tiempo confirmará o no. Ese no es el tema principal, por ahora.

En el Congreso de los diputados, la noticia cayó como un jarro de agua, quizá como alivio para algunos. Se improvisó un minuto de silencio, para homenajear a Rita Barberá, sin consenso de toda la cámara. Y la polémica, desde luego, era que Unidos Podemos se niegue a participar en este minuto de silencio.

Los dirigentes de Unidos Podemos se negaron a ello por principios y por coherencia. Alegando que el Congreso es una institución política, hicieron sus condolencias a la familia desde el ámbito privado, y ahí se acabó su deber. No es faltar el respeto, por que el minuto de silencio es un homenaje, no es una muestra de respeto, así ha sido desde que se inventó este gesto el 11 de noviembre de 1919 para rendir homenaje a las víctimas y damnificados de la Primera Guerra Mundial.

De ninguna manera Unidos Podemos participará en un semejante homenaje, y quizá ya es hora de que se regularice de alguna forma esta moda de los minutos de silencio en el Congreso. Si fuera por mí, que se prohíba cualquier homenaje dentro de las instituciones de todas y todos. No es responsable que una institución homenajea a una persona en nombre de todos, si no toda la ciudadanía estaría de acuerdo con ello.

Quien quiere homenajear, que lo haga en las puertas de cada institución. Hablo de prohibición por que se está usando a este gesto políticamente por parte de algunos, para homenajear a unos y no a otros, cosa que siempre va ligada a las mayorías políticas. Se está utilizando al Minuto de Silencio para demonizar a unos o a otros, cada vez que haya una ocasión para ello. Se está fomentando el “pensamiento único” en un país que se dice democrático, por que quien se atreva a negar a ellos -con todo su derecho-, se le llama de todo: “inhumano”, “miserable”….

En una Democracia, cada uno homenajea a quien le da la gana y nadie está para criminalizar al otro por no hacerlo, negándole su derecho de elección, pensamiento y expresión. Los que ahora se “escandalizan” por que Unidos Podemos no participó, son los mismos que se negaron varias veces a homenajear a otras personas que -casualmente- no era de su misma ideología. Se homenajea para homenajea, se aplaude por aplaudir y no para ver a quién atacar después, por no hacerlo.

Por otra parte, Rita Barberá estando imputada en un caso de Corrupción, solo merece el respeto como persona fallecida. Algunos se le olvidó de repente que no es ni diputada y que es senadora por que se negó a dimitir y pasó al grupo mixto, burlándose de todos, sobre todo de la ciudadanía. Produciendo una situación realmente vergonzante: La ciudadanía se ve obligada, por la cara, a ser representada por una persona imputada. ¿Dónde está su respeto a la ciudadanía y a las instituciones?.

Algunos sacarán el comodín de “Presunción de inocencia” y con razón. Rita Barberá podía ser inocente, pero también podía ser culpable. Si se aferró al aforamiento y al escaño es por algo. Pero en todo caso, Rita Barberá, podía ser respetuosa y dejar su escaño. Los que la “lloran” ahora podían pedirle de irse, por que su continuidad en el Senado solo significa que las institución de todos podrían estar pagando a una potencial delincuente que aprovecha de su privilegio para escapar a la justicia. ¿Dónde quedó el respeto a las instituciones?

Por otra parte, hablar de la presunción de inocencia en el caso de Rita Barberá y negar este derecho a otros como Podemos, es de hipocresía y cinismo total. A caso ¿No era Rafael Hernando que acusó a Podemos de cobrar de Venezuela, en la sede parlamentaria, a pesar de que siete jueces dictaron su inocencia?¿O la presunción de inocencia está reservada solo para los suyos? Eso sin hablar del linchamiento, la difamación y mentiras diarias en los medios de comunicación a Podemos. ¿Quién se escandalizó por ello?

Los que abandonaron a Rita Barberá antes de su muerte y que hoy la “lloran”, se quejan de lo que llaman “linchamiento” a Rita Barberá. No era linchamiento, era un debate social, político y judicial sobre un caso de corrupción que estaba siendo investigado. Un caso de la larga lista de los casos de corrupción del Partido Popular. El propio Javier Maroto, entre otros del PP -partido de Rita- dijo que no tenía ni “dignidad” ni ejemplaridad”, ahora ya es una “gran alcaldesa” tratada injustamente por “otros”.

¿O quieren acallar, con esa doble moral, a que se hable sobre sus corruptelas? Algunos del PP hasta culparon a medios y a tuiteros de matar a Rita Barberá. La ansiedad de utilizar políticamente a Rita Barberá y a cualquier suceso, supera todos los pronósticos y demuestra la miseria de esta gente.

El Partido Popular y Rita Barberá se burlaron de la ciudadanía, era el PP quien la metió en la Diputación Permanente del Senado, luego pasó al grupo mixto gracias a la presión social, político y mediático. Y en un gesto de desafío se negó a dejar el acta como pedían los ciudadanos e incluso como presumía Albert Rivera haber acordado con el PP en su pacto.

Estos comportamientos claro que indignaron a la gente y por ello se le seguían los pasos esperando su caída judicial, siempre informando y siguiendo de cerca cualquier novedad judicial sobre su caso.

Que alguien me explique, entonces, cómo después de todo esto, Rita Barberá merecerá respeto y homenaje por parte de la gente y de la institución. Su gente está en todo su derecho para respetarla, llorarla y homenajearla, faltaría más.

Una persona que hasta se burló de las víctimas del metro de Valencia y de sus familias. Una persona, que no fuera por una petición hecha al Supremo, no iba a aparecer nunca ante la justicia. Sin hablar de el desastre que causó en Valencia, de los millones de euros perdido en sus corruptelas, de la gigantesca deuda que dejo a las arcas públicas, ni de cómo ganaba las elecciones desde el 2006 cometiendo -supuestamente- fraude electoral, según la Guardia Civil.

El respeto se gana, no se exige. Rita Barberá se dedicó a perderlo a diario.

No me alegro de su muerte, tampoco me da pena. Y que yo sepa, nadie -ni la policía del pensamiento- está para obligarnos a sentir pena por ella, ni respetarla -o a cualquiera- por todo el daño hecho. Los Fariseos de la Falsa Moral que dicen que no se trata de respetarla, sino se trata de respetar a la “muerte de una persona”, ¡Qué se pongan a homenajear a Hitler cada año!, por que homenajear a Franco ya lo hacen algunos.

A esta gente, solo le digo que me la sopla su Moral hipócrita, su doble moral que solo busca imponerse, sacar rédito, adoctrinarnos, blanquear a los suyos y a sus propias corruptelas. Incluso a esta gente le hablaré con su propia idioma -supuestamente-:

¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque diezmáis la menta, el anís y el comino, y dejáis lo más importante de la Ley: la justicia, la misericordia y la fe … porque sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera, a la verdad, se muestran hermosos, pero por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia.” Mateo 23.23a y 27b RV60

Su Moral que parece no aplicarse a todos los muertos, lo de citar a los fallecidos con las cosas buenas que hicieron tampoco. Aquí un ejemplo de hoy después de la muerte de Fidel Castro, que ni me va ni me viene:

Eso sí, la única pena que me causa la muerte de Rita Barberá, es que no se le ha podido juzgar. Los que me dan pena son estas millones de personas muertas, asesinadas o suicidadas aquí en el resto del mundo, sin defensa, por guerras y políticas salvajes.

Soy humano con cualquiera que muestra humanidad con el prójimo. ¿Qué queréis que os diga?…

Esparroquí

Esparroquí

Pienso con mi Teclado, sin Filtros, con Criterios! Que se escapen estos pensamientos ¿Qué más da?! Quien siembra miseria, no es el que siempre recoge su cólera!

Al continuar navegando en Digo-Yo.es estás aceptando la política de cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar