¿Recuperación para quién?

El ministro lisérgico, Cristobalito Montoro, continúa, erre que erre, con la cantinela de la dichosa recuperación.  Que si la recuperación será en 2014, que si son los presupuestos de la recuperación, que si la recuperación ya ha empezado, …, poniendo a prueba la auténtica recuperación, la de nuestra agotada paciencia.

Emilio Botín, otro que utiliza extraños “complementos alimenticios”, habla sin desmayo en la célebre Universidad de Harvard de las ingentes cantidades de dinero que están entrando en España por todas partes; afirmación que solo ha conseguido que sean legión los que, en vez de buscar setas, hayan salido este otoño en busca de billetes de curso legal de diferentes cuantías.  Circula el rumor que, una vez, el amigo de un primo de una vecina, encontró 20 €, pero todo apunta a otra leyenda urbana.

Abandonemos, por un momento, los paraísos artificiales y pongamos los pies en esa tierra yerma que es la economía española:  Terminaremos el año con una cifra de desempleo aterradora, que rondará el 27 % y, la previsión para dentro de 12 meses, es que ésta se sitúe alrededor del 26 %; ahora bien, los presupuestos contemplan un descenso pronunciado (del 10 %) del dinero destinado a prestaciones por desempleo ¿Es esa la causa de la burda manipulación de los datos de fraude por parte de Soraya S.S., la Vicepresidenta Huidiza?

La prevista reforma de la administración local prevé un recorte de 20.000 millones de € (mil millones arriba o abajo), con el curioso dato de tener en contra a los propios alcaldes del PP ¿Cómo es posible que unos presupuestos de la recuperación, es decir, teóricamente expansivos, lleven aparejado un recorte de estas dimensiones que perjudicará por igual a ciudadanos y trabajadores públicos?

forges euforia
Numerosas historias, cargadas del tipismo de sexo entre jóvenes, hacen referencia al muchacho insistente y fogoso y a la moza remisa que duda entre la entrega o el rechazo.  Inevitablemente, en el momento de la dubitativa penetración, él, ella o ambos dicen la famosa mentira: “la puntita nada más” y todos conocemos el final.  La CEOE tiene puesto el ojo en el despido libre desde hace tiempo, el Gobierno duda entre concederle el deseo, que tampoco le desagrada, a ver si se ponen a contratar de una vez, o no echar más gasolina a la hoguera del desempleo.  La CEOE que, como las alimañas, huele el miedo, ataca con lo de “la puntita nada más” y pide que el despido sea libre solo el primer año pero todos conocemos cuál sería el final.

Pasadas por la picadora la Sanidad, Educación, Pensiones, Dependencia, investigación e inversión pública; descapitalizado el Estado para transvasar cientos de miles de millones de las arcas públicas a la Banca; dejando a los ciudadanos desprovistos de derechos y adormecidos por unos medios de comunicación favorables bajo el poderoso influjo de “o haces lo que digo o te cierro el grifo”, puedo afirmar y afirmo que: No sé si 2014 será el año de la famosa recuperación, lo que tengo claro es para quién NO lo será.

Fermín Álvarez

Aspirante a escribir y protagonizar mi propia vida, me conformaría con tener una frase. Además, soy Donante de Pelo.