Los púnicos del verano

No se ha estrenado la película de “The Barcenas Gate” cuando ya están rodando su segunda parte y es que si el caso Bárcenas tuvo su momento de fama hace unos meses, “La trama Púnica” con los mismos actores, está siendo la estrella del verano.

Todos esperando las noticias de “Gibraltar Español” o “Los saltos a la valla de Melilla” en las portadas veraniegas y parece que vamos a tener caso Púnica para rato.

Los tentáculos del Partido Popular, son muy muy largos, aunque desde Génova se empeñen en convencernos que son “cuatro manzanas podridas” y es que son demasiados alcaldes, concejales, amigos de confianza y sobre todo empresarios corruptos los que tenemos a lo largo y ancho de la España del ladrillo.

Alcaldes facilones, empresarios sin escrúpulos y demasiado dinero sin control en manos de una organización criminal tal y como el juez de la Mata se atrevió a llamar, a sabiendas que a este juez, ya no lo pueden apartar, no por vergüenza, sino, porque ya no quedan jueces sustitutos, después de tanto cese por investigar y medio juzgar casos de #corruPPción.

Pocos jueces para instruir demasiados casos, unos entrelazados con otros, que mas pronto que tarde dará con todos estos mafiosos en la cárcel.

Malaya, Púnica, Gurtel, Barcenas, Pujol, Gescartera, Filesa, Palma Arena, el olvidado caso Noos, Palau, metro de Valencia, el tranvía mas caro del mundo que se encuentra en Parla, Pokemon, Emarsa, Brugal, casos Fabra, las ITV son solo un puñado de  casos cargados de miles de millones de euros, que como siempre pagaremos los contribuyentes, o que se piensan sus votantes ¿Qué esto lo pagan los culpables?

El “a votar se va leído” cada día toma mas fuerza a poco mas de 2 meses para unas elecciones generales que se avecinan tan reñidas como las autonómicas, pero… ¿Quién respalda o avala las políticas de quien saquea el dinero público? Yo los llamo cómplices, o futuros empresarios con sed de desfalco.

A día de hoy, “La púnica” nos va dejando cifras, pero más allá de ellas, está el descaro y la desfachatez con las que estos saqueadores de lo público se repartían el pastel de todos los ayuntamientos.

Esos, que el portavoz del Partido Popular (Pablo Casado) se empeña en manifestarnos que son cuatro gatos, pero que en la vida real, son todos esos pueblos que nos rodean los que están dejando día a día desde hace cuatro años, las arcas vacías (Bendita herencia).

La “Púnica” roza lo obsceno y no por el “volquete de putas” como dirían estos delincuentes, sino, por el reparto y la avaricia con la que se apropian de lo ajeno.

Dinero incalculable que ni en generaciones van a ser capaces de gastar, esculturas de Chillida, relojes de lujo, coches, inmuebles, putas, alcohol… llegando a involucrar a familiares menores de edad en el negocio, hasta llegar a escriturar 14 pisos a nombre de su sobrina de 14 años, como es el caso de Francisco Granados.

Se está hablando de millones incautados y gastados en ayuntamientos, como si de fichajes del Real Madrid o del Barcelona se tratara, pero recordemos que no es lo mismo. Dinero negro le llaman, así como si ese adjetivo fuera solo de no declararlo al ministro “Montrolo”. Habrá que ir explicando a los ciudadanos lo que significa “dinero negro” y recordar que mujeres y niños explotados, drogas, armas y demás negocios oscuros, son los que hacen que ese dinero se llame negro.

Ahora mientras muchos veranean, no ven la televisión o disfrutan de la piscina en familia, se están filtrando de los 50.000 folios del caso púnica, centenares de horas con conversaciones que en cualquier país europeo (menos España) obligarían a dimitir en bloque a esta organización criminal, que en su día se atrevió a decirnos que estamos en crisis porque todos vivimos por encima de nuestras posibilidades.

Artículo de @yacar39 para Alcantarilla Social