Los abusones exigen una defensa ¡Manda huevos!

acto defensa familiaQué esperar de una institución que basa sus principios en mentiras pergeñadas, a lo largo de la historia, en su propio beneficio.  Ni la figura histórica conocida como Jesús de Nazaret nació un 25 de diciembre ni siquiera en el año que dicen; su madre no fue engendrada por el espíritu santo y, los dogmas y sacramentos sobre los que se asienta, fueron introducidos durante los últimos mil años para ejercer un control total sobre los creyentes y una defensa blindada de su creciente poder político.  Todo es falso.

Hoy, la Iglesia Católica Española, tiene previsto tomar el centro de Madrid para defender su modelo de familia ¿defenderla? ¿de quién?

Tiene su gracia que el lobby que, en una aplicación maniquea de la sociedad, más ataca a quienes no actúan como ellos tenga la desvergüenza de exigir defensa.

Tiene narices que, quien promueve y permite la muerte de cientos de miles de personas por infecciones como el SIDA y otras ETS, al prohibir el uso de preservativos, pretenda dar lecciones de una hipotética “defensa de la vida” al oponerse de modo frontal a la existencia de un derecho como la Interrupción Voluntaria del Embarazo o ataque con toda la fiereza a cualquier interpretación libre de las relaciones sexuales que no sea la suya.

Tiene cojones (en su caso los ovarios no son más que un mero arma arrojadiza contra la libertad de la mujer) que, una institución opaca, privada e inmersa en multitud de negocios de dudosa legalidad, con el único fin de amasar una descomunal cantidad de dinero que refuerce su influencia política, deba ser financiada por todos los ciudadanos, creyentes o no, a través de los Presupuestos Generales de un estado aconfesional.

Hasta el día que España rompa sus acuerdos con el Vaticano (¿por qué los llaman acuerdos si solo se beneficia una de las partes?); hasta el momento en que sus “brazos armados” pierdan sus privilegios en materia educativa o legislativa aliados con el ala más ultramontana de la sociedad, hasta que no paguen impuestos como todo el mundo y hasta que no sean juzgados y cumplan sus condenas por la multitud de delitos de acoso sexual, apropiación indebida, omisión se socorro o de carácter económico; no podremos pensar que vivimos en un país libre y auténticamente democrático.

Esta es la gentuza que hoy ha convocado en Madrid un acto multitudinario para decirnos que están ahí y, nosotros, los humildes mortales, solo podemos asentir, consentir y sobrevivir mientras ellos sacan pecho y lucen poderío.

¿Atado y bien atado? Mucho más de lo que parece.

Fermín Álvarez

Aspirante a escribir y protagonizar mi propia vida, me conformaría con tener una frase. Además, soy Donante de Pelo.

Al continuar navegando en Digo-Yo.es estás aceptando la política de cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar