Podemos para ganar: La reflexión en política y la política

“La reflexión es una cosa fundamental en la política, siempre que sea en el sentido constructivo. Siempre que tenga como fin -único fin- hacer avanzar las cosas y traducirlas en políticas para la gente.”

Elevar el nivel del debate político era algo urgente y necesario, una tarea que Podemos intenta cumplir rodeado de mediocres e hipócritas políticos y mediáticos. No es un invento de Podemos, es una exigencia ciudadana, exigencia de las y los que salieron el 15M y en miles de otras protestas durante los últimos años.

Una tarea que no va a ser fácil, dado que la nueva configuración política la hace casi imposible. La alineación de los dos grandes partidos, con un mini-partido de lo más mediocre que se ha visto en política como “charco de los ex”, complica aún más las cosas. Y más aún, teniendo a casi la mayoría de los medios de comunicación como aliados.

Estamos en una época política que necesita mucha inteligencia y demasiada estrategia. No son momentos para cometer errores, por pequeños que sean. Si Podemos quiere ganar esta batalla, tiene que reflexionar más que sus adversarios y calcular a cada uno de sus pasos.

Es cierto que hay que aprovechar de las fisuras de este Sistema, pero lo más importante es hacerlo sin causarse fisuras en sus filas. Por pequeñas que sean, estas fisuras pueden ser más letales de lo que uno pueda imaginar -a largo plazo-. Es una batalla de conquistar espacios, frente a un Sistema que lucha por su supervivencia, una lucha donde todo vale.

Soy simpatizante de Podemos, lejano de cualquier órgano, implicación orgánica o “familia”. Esto me da más ventajas, entre ellas: tener una vista con más objetividad y claridad -o no, pero así lo veo y espero estar equivocado-. No suelo comentar muchas cosas, no por ingenuidad ni por callarlas, sino por que a veces uno piensa: “Ya se arreglará, pronto se darán cuenta” a pesar de tener serias dudas que así será. Quizá a veces, se hace para no participar en magnificar las cosas que, quizá, no merecen tanta importancia o simplemente para no dar a comer al Sistema que nos tiene más que vigilados y que aprovecha de lo que sea para hundirnos.

Pero no, parece que hay algún problema y ya no vale callar más. No será responsable, ético, ni prudente. Por obligación, ya no se pueden tolerar ciertas cosas.

La reflexión es una cosa fundamental en la política, siempre que sea en el sentido constructivo. Siempre que tenga como fin -único fin- hacer avanzar las cosas y traducirlas en políticas para la gente. Podemos ha nacido aupado y rodeado por la gente, que creó en Podemos después de haber dejado de creer en todo. Por lo tanto, es una enorme responsabilidad, por eso no podemos fallar a la gente, no nos lo podemos permitir, por que nadie podrá imaginar las consecuencias.

Pongo por delante que creo que quien reflexiona lo hace de forma inocente, pero también, pongo por delate que el uso de esa reflexión por parte de algunos, no siempre es inocente. Hay más de cinco millones de votantes en Podemos, hay más de cinco millones de reflexiones en Podemos y hay más de cinco millones de formas de ver a este proyecto o versiones de lo que debería serlo.

Por lo tanto, y aunque unos tienen más micrófonos a sus disposición que el resto, todos coinciden -o deben coincidir- en que todas las reflexiones tienen una misma base: Sea cual sea la forma, Podemos está en la política para servir al Sentido Común. No importa la ideología, los gustos o la versión de Podemos que quiere cada uno -de estos cinco millones-, tenemos una misión y debemos cumplirla sin fallar a la gente. Y me da que, algunos se les olvida que hay más opiniones en Podemos que las suyas, que hay millones de personas que no les importa ni lo más mínimo lo que piensa, sino lo que se hace para beneficiar al pueblo.

Esto no es una competición para sacar un Nobel, ni es una charla universitaria entre catedráticos, esto es un partido político -en tiempos de emergencia social- donde solo se valorarán sus aportaciones políticas, sea transversal, sea horizontal o de cinco dimensiones, a los pobres eso les importa un bledo. Solo quieren que les solucionemos sus problemas para llevar un trozo de pan a sus casas y tener una vida mínimamente digna. A estos pobres necesitan saber más de las políticas sociales, que de nuestras reflexiones.

Hay ámbitos y momentos para la reflexión, hay otros para la política, en estos momentos, millones -incluidos los que queremos seducir- están pendientes de lo que proponemos y hacemos para la gente. No digo que no hay que reflexionar, faltaría más, pero espero que se haga más propagando por lo que hacemos para la gente, que por lo que pensamos. Lo mismo cuando tenemos un micrófono delante, debemos aprender a no caer en los falsos debates y aprovechar del momento para informar sobre nuestra política. Al Cuñado esto se le da muy bien, no hay entrevista que deja pasar sin hablar menos de las polémicas -salvo si por perjudicarnos- y más para vender sus logros.

Por otro lado, si por algo se ha caracterizado Podemos, es que los debates y las reflexiones nunca tuvieron descanso a lo largos de estos años. Es algo muy sano y recomendable en una formación que pretende llevar el debate político a niveles decentes para el bien -actual y futuro- de este país. Y aquí, todo el mundo puede reflexionar, opinar, proponer y criticar, sea cargo o no, sea cual sea su cargo, hasta el Secretario General -de todos- tiene todo su derecho en opinar, reflexionar y criticar. Aquí a nadie se le debe negar su derecho de expresarse, ni coaccionar a su opinión con la excusa de su cargo. Lo de ayer era una opinión sobre una actuación en concreto, guste o no la forma, es legítima, y luego que a cada uno haga lo que quiera. Por obligación de cargo y por coherencia, se lanzó una “advertencia” que siguiendo así, estoy seguro que se verán sus razones en el futuro.

No hay -o no debe haber- reflexiones más válidas que otras, no hay unas apoyadas y otras censuradas, todas las reflexiones son válidas en un país donde los adversarios dejaron de reflexionar. No debe haber propaganda para algunos y no para otros, ni bandos por que sabemos cómo acaba esto: otro PSOE de felipistas y pedristas y no sé que aldeas más. Se defiende y se protege al proyecto de la gente, no podemos pretender crear una sociedad justa, siendo injustos con “nosotros” mismos y nuestros cargos.

Aquí no hay mi gente y “su gente” -como me dijo alguien cuando pregunté porqué no se hacen campañas para ciertas reflexiones-, Podemos y sus cargos son de todos y si el objetivo es dar a conocer a las reflexiones, se deben hacer por igual y sin discriminación, pero si el objetivo es otro: Lo siento, por ahí no paso.

Quien hace una reflexión, solo se quedará como tal si no se traduce en propuesta política, llevada a donde se votan las propuestas políticas y aplicada en el caso de que tenga los apoyos suficientes. Para eso estamos aquí, no solo para reflexionar, que eso poco le importa a la gente, sino para sacar propuestas políticas para la gente. Y para ello, hay formas y procedimientos.

La reflexión nunca podrá ser utilizada como arma de confrontación y desgaste -menos internamente-, a eso se le llama juego sucio. Solo es posible, cuando esa se la convierta en una propuesta política, es cuando -en el momento/espacio adecuado y destinado a ello- podrá ser objeto de rivalidad política entre adversarios, con todas las garantías éticas y democráticas. La última palabra será de la gente, que decidirá con qué propuesta y modelo político se quedará.

Aquí somos miles y millones que no nos interesa esa confrontación -forzada- de reflexiones y modelos, menos ahora. Esta bien debatir, pero que todo se quede en un debate en vez de convertirse en un show infantil -literalmente- y de alto riesgo. Estamos aquí para apoyar a un proyecto, para apoyar al modelo vigente y si alguien no le gusta este modelo, ya tendrá el momento para proponer el suyo a la votación. Mientras tanto, no es ni prudente ni responsable confrontarse -o obstaculizar- cada dos por tres a la propuesta elegida por la gente cuando tocaba elegir.

Es la hora de sumarse, trabajar y discrepar solo cuando sea constructivo y donde conviene hacerlo, no necesitamos más ruido compañeras y compañeros, menos necesitamos desviarnos de los objetivos principales. Por que esto de salir cada vez a discrepar en público no es transparencia, es salir desnudo delante de todo el mundo, y esto no beneficia a nadie, menos a quien lo hace. No es un comportamiento inteligente, ni prudente. Para eso, ya están Cayo Lara, Gaspar Llamazares, Susana Díaz y Pedro Sánchez…

Es simplemente abrir fisuras innecesarias, un desgaste que ya tiene harta a mucha gente… Gente que lo ve, pero no siempre discrepa, esperando a que algunos acabarán estando a la altura de las circunstancias.

Hay siete cielos para asaltar y aún estamos en el tercero. ¿Estaremos a la altura para asaltar al resto juntos o vamos a seguir mutilándonos?

Yo creo que sí, que ¡Sí Se Puede!

Esparroquí

Esparroquí

Pienso con mi Teclado, sin Filtros, con Criterios! Que se escapen estos pensamientos ¿Qué más da?! Quien siembra miseria, no es el que siempre recoge su cólera!

Al continuar navegando en Digo-Yo.es estás aceptando la política de cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar