La Política del Grifo

Hace años, dijo Hassan II, el rey de Marruecos, en un discurso para sus ciudadanos: “Deja a tu perro (pueblo) con hambre y te seguirá obedeciendo”. Una frase que nunca logré borrar de mi mente, no por su grandeza, sino, porque ha dicho algo que se sigue utilizando incluso en los países desarrollados.

Y España no va a ser una excepción.

Cuando se mira al conjunto de la situación social y económica, lejos de los ruidos, uno se da cuenta del tira y afloja entre los Políticos y la Ciudadanía. Una guerra que parece interminable. Más derechos pide la ciudadanía, más regreso aplican los políticos del Bipartidismo (ahora Tripartito) en sus políticas. Y ese ha sido el juego durante décadas, y así España perdió muchas oportunidades de progreso, perdió gran parte de su presente y de su futuro.

El PP y el PSOE salen de la misma fábrica de Franco y Atados SL. El PP juega al poli malo, el PSOE al poli bueno. Cambian de roles cuando toca, para mantener el llamado Equilibrio Político y Estabilidad. En realidad, solo mantienen su equilibrio y estabilidad política, su Poder, dejando con hambre a sus ciudadanos.

Pero durante los últimos años, España ha vivido su peor etapa de regresos en derechos, incluidos los básicos. La única diferencia entre la etapa Franquista y la “Democracia” era eso, el nombre de la etapa, porque el fondo sigue siendo el mismo. Antes se apropiaba de los bienes de la gente, ahora se sirven directamente metiendo la mano en la caja. Antes se ejecutaba a la gente con balas, ahora se le deja morir poco a poco. Da el caso en muchas ocasiones que sea la propia gente que decida usar esa “bala” y suicidarse de tanta desesperación.

La Política del Grifo es esa. Empobrecer a la gente y chantajearla con sus derechos, castigarla recortando derechos y aflojar cuando la cosa se pone fea o cuando se necesita el voto en campañas. Todo un gota a gota. Pero siempre con la mano encima del grifo, controlando el flujo del Bienestar, controlando así esa Estabilidad, esa Obediencia.

¿Qué les costaría a los políticos asegurar que todos sus ciudadanos gocen de sus derechos recogidos en las leyes nacionales e internacionales? Nada. Incluso esto les beneficiaría electoralmente. El problema, es que temen que dando todos los derechos a la ciudadanía, pasarán de ellos y así perderán su Poder, también temen a que la ciudadanía se acostumbre y pida más derechos. No solo temen perder su Poder y Control a la población, sino también el de los que siempre se beneficiaban a espaldas de las ciudadanía y sin presentarse a ninguna elección.

El Poder económico, ideológico y político que tienen los Poderes Fácticos es mucho más poderoso que lo que se ve en las instituciones. Los políticos se han convertido en unos simples actores, comparsas cuando se habla de las grandes decisiones. Esas instituciones que en teoría representan la Soberanía Popular, ahora se convirtieron en un simple lugar para un “Show” cara a la ciudadanía para fingir que las instituciones funcionan, se convirtieron en un mero trámite político y administrativo. El contenido carece de cualquier sustancia, pero sí que apesta Mediocridad.

Enfrentamientos entre ciudadanos, entre territorios, la Corrupción, el Paro, el Odio, el Miedo al presente y al futuro incluso cuando uno ni siquiera tiene futuro, la Mediocridad, la Inseguridad… Todos son elementos que han sido implantados por los propios políticos en la sociedad con la ayuda de sus Medios comprados. Elementos que tienen el único fin: Mantenerse en el Poder, mantener el Control sobre una ciudadanía adoctrinada a tener miedo incluso cuando no tiene gran cosa que perder.

La situación es tan grave que se “fabricó” al ciudadano que vota y apoya a quienes actúan en contra de su propio interés, encima sabiéndolo. Por miedo, por odio, por conformismo… cambian los motivos, pero el comportamiento es el mismo.

Las 24 horas del día, los 7 días de la semana bombardeando a la ciudadanía en los medios con discursos del Miedo, con la Posverdad y el razonamiento Mediocre. Con la manipulación, la mentira, la difamación… un sin parar. Unos se lo creen todo, otros solo lo ventilan para sacar rédito político o económico y muchos para satisfacer sus odios profundos hacia el “otro”.

Han logrado “fabricar” al ciudadano Mediocre, que solo piensa en su propio interés, el de hoy, porque “mañana será otro día”. Han “fabricado” al ciudadano conformista que prefiere un cómodo y cobarde “Es lo que hay” a un sincero y valiente “Es lo que no debería haber”.

Han hundido al país en la miseria y la precariedad para que cada uno piense en lo suyo, para que nadie “se meta en política” si no quiere perder el poco del “es lo que hay” que tiene, un ciudadano capaz de venderse por un plato de lentejas a cualquier político con la misma vieja mochila llena de falsas promesas. Aunque le robe, le recorte sus propios derechos… basta con que le prometa salvarle del “otro” o joder al “otro” y ya lo tiene ganado.

Pero no hay que equivocarse. La culpa no es sólo de estos políticos, ni tampoco es solo cosa de los que les llevan a las instituciones. Es también de los que se comportan como si eso no va con ellos, los que se abstienen. También es responsabilidad de los que luchan para cambiar las cosas, pero no han dado todo lo que han podido. Es también responsabilidad de los que luchan pero desde la envidia y que son capaces de parar cualquier avance, oponerse a cualquier incitativa, incluso atacarla o no apoyarla, para dejar pasar primero a su ego y para mostrar que ellos sí que “la tienen más larga”.

En realidad, es un fracaso colectivo. Es así de triste.

Esparroquí

Esparroquí

Pienso con mi Teclado, sin Filtros, con Criterios! Que se escapen estos pensamientos ¿Qué más da?! Quien siembra miseria, no es el que siempre recoge su cólera!

Al continuar navegando en Digo-Yo.es estás aceptando la política de cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar