España y sus Tres Crisis

De todos es sabido que estamos en crisis, pero solo nos hemos parado a pensar en la económica. España está sumida en 3 crisis: económica, social y política. Esto se ha ido obviando y es necesario atajarlo.

Desde mi modesto punto de vista, la crisis económica se hubiese solucionado si en vez de rescatar a los bancos se hubiese castigado las prácticas abusivas de éstos y se les hubiesen sancionado tanto a la entidad como a sus malos gestores y el dinero del rescate se hubiese invertido en otras cosas más necesarias.

3 crisisLa crisis política, como ya he dicho muchas veces, se solucionaría quitando a los políticos que están acomodados, o mejor dicho, que se han enraizado en el sillón. A aquellos que entran en la política solo por ganar dinero y sin vocación de ayuda al ciudadano, también deberían quitarse de en medio y dejar de enturbiar la política.

Reformar la tan injusta ley electoral y sobre todo que sean más transparentes los políticos y sus partidos y así evitaríamos todo tipo de corrupción.

Y por último la crisis social, que es más profunda de lo que podemos pensar y también para poder buscar soluciones.

La parte más fácil de solucionar y que en parte es base de la crisis social es la falta de trabajo. Para resolverlo es obvio, empezar a fomentar y crear empleo. Pero eso no es todo para esta crisis tan profunda.

Vemos el descontento, la apatía y la decepción de la sociedad por las otras dos crisis mencionadas.

La clase política a veces azuza a los ciudadanos por sus propios intereses y es un arma de doble filo que a veces se vuelve en contra. Tenemos el ejemplo de lo que ha pasado con “La doctrina Parot”. En su día el PP incitó a las víctimas del terrorismo a manifestarse para conseguir medidas más restrictivas para estos presos. Y lo consiguieron, ya que España es el país europeo que tienes penas penitenciarias más largas y con menos beneficios para la reducción carcelaria. Ahora que el tribunal ha dictado que atenta contra los derechos humanos, le ha estallado al gobierno esta bomba. Las víctimas del terrorismo en desacuerdo se han manifestado acompañadas de altos dirigentes del mismo partido que gobierna. Este tema ha creado una ruptura política y social.

En la crisis social vemos las protestas por un lado de gente pacífica y por otro lado fascistas que lo que quieren es provocar y destrozar mobiliario para culpar a los otros. Muchos ciudadanos piensan que detrás de estos fascistas hay intereses del gobierno para conseguir algo que aun desconocemos. El último tipo de enfrentamiento conocido ha sido este fin de semana en Sevilla, que en pleno centro de la ciudad, se vivió un terrible caos. Más que una manifestación parecía una revuelta.

Esto es para reflexionar profundamente por parte de [email protected] y empezar a solucionar esta profunda crisis.

Al continuar navegando en Digo-Yo.es estás aceptando la política de cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar