EL TIEMPO DE SUSANA

Susana DíazEn este momento donde el Partido Socialista Obrero Español está viviendo una de las situaciones más complicadas de su reciente historia, donde su pérdida de credibilidad y confianza es alarmante a la vez que preocupante, se está viviendo un tiempo de cambio y de esperanza donde asoma un proyecto que debe ser nuevo y convincente a resultados vista de la pasada Conferencia Política, que ha resultado una puesta en escena prometedora de cara a reverdecer laureles del más glorioso pasado de esta formación política.

En este tiempo donde la crítica es necesaria y fundamental para crecer como proyecto político de esa Izquierda Progresista de España y Europa que estamos necesitando, surgen varias personas emergentes dentro del proyecto de futuro del Partido de la calle Ferraz (Emiliano García-Page, Patxi López, Eduardo Madina, Carme Chacón, etc.) que irrevocablemente, nos va a conducir a un proceso de Primarias donde los militantes estaremos llamados a elegir quién será el piloto de esta gran nave llamada PSOE de cara a los próximos años.

Y entre estas caras nuevas, aparece (y no por arte de magia sino por el camino de una amplia trayectoria dentro del PSOE y del Gobierno de la Junta de Andalucía) la figura de Susana Díaz Pacheco, recién elegida Presidenta de la Junta de Andalucía con los votos del bipartito PSOE-A/IU.

No tengo el honor aún de conocer a Susana Díaz pero desde la distancia se atisba una personalidad política fuerte, con carisma y raza, sobre todo, mucha raza para poder afrontar el devenir presente y futuro de una Comunidad Andaluza tan necesitada hoy de impulsos nuevos, fuertes y que nos hagan abrir horizontes de prosperidad y progreso con los necesarios tintes de Izquierda que hagan contrapeso a las políticas devastadoras de la Derecha que tanto daño están haciendo a España y al conjunto de la Unión Europea (pues no olvidemos que estamos ya en la antesala de las Elecciones Europeas).

Quiero destacar que, junto a las intervenciones de Javier Fernández (al que mando mi apoyo en estas líneas dado el duro momento por el que atraviesa) y la de Alfredo Pérez Rubalcaba, Susana hizo una presentación valiente, decidida para ser referente de toda una generación de socialistas que estamos esperando un cambio de rumbo para hacer posible que seamos ese frente de referencia contra las insanas y cavernícolas políticas del PP (a juzgar por la recién aprobada Ley de Educación o los guiños claros que este Partido hace, como no podía ser de otra manera, a la Iglesia Católica a pesar de la aconfesionalidad declarada de España en el artículo 16.3. de nuestra Constitución).

Como bien dijeron tanto Amparo Rubiales (actual Presidenta del PSOE de Andalucía) como Pepe Griñán (ex Presidente de la Junta de Andalucía y actual Secretario General del PSOE de Andalucía y Presidente del PSOE), ahora es tiempo de nuevas políticas de la mano de nuevos políticos, gente más joven, capaz y adaptada a los nuevos tiempos que ahora nos está tocando vivir.

Susana es esa persona que puede dirigir la nave del PSOE Andaluz y la de la Junta de Andalucía y quizás tenga que hacerlo con mano de hierro en guante de seda o, de lo contrario, no podrá llevar a buen fin las políticas progresistas que esta tierra necesita.

No voy a poner en duda el trabajo de Susana Díaz para llegar hasta aquí, ni tampoco voy a poner en duda lo que será capaz de hacer en el presente y futuro más próximos para los andaluces y andaluzas, pero mi pregunta es: ¿no estaremos ante una líder del futuro de España y no sólo de Andalucía?

Tiene retos muy importantes como los de ampliar derechos sociales para todos los andaluces y andaluzas en materias como la Educación, la Sanidad, la Vivienda y en todas aquellas medidas que sean necesarias para dejar clara la marca de la Izquierda frente a esta Derecha que nos está dejando el país sumido en un mar de dolor, frustraciones, pesares y que nada tiene que ver con ese “pleno empleo” y “futuro fiable”        que nos quiso vender Rajoy, Cospedal, Arenas (el eterno derrotado) y otros líderes del Partido Popular.

A Susana Díaz le pido que mantenga hasta el final al cabeza de la Consejería de Educación (demasiados consejeros en poco espacio de tiempo) así como medidas que hagan bajar el número de alumnos por clase como la contratación de más maestros y profesores ó el mantenimiento de las plantillas docentes de los centros públicos para dar estabilidad profesional y personal a los docentes de una vez por todas, que haga hincapié en las políticas activas de empleo, de igualdad y políticas encaminadas a la incentivación económica para la creación de empresas que hagan bajar la alarmante cifra de paro así como un mejor desarrollo de infraestructura (como la llegada del AVE a Granada o la finalización de la A-7 en esta provincia tan falta de inversiones desde hace muchos años) y otras medidas que hagan crecer a Andalucía hasta ponerla en el lugar que se merece y no como el Partido Popular que, por culpa de su política de recortes ha hecho posible tener una España fracturada en lo social y en lo económico para satisfacer las ansias de los grupos de la élite financiera en detrimento de la clase obrera.

Gracias por último a Pepe Griñán por el esfuerzo, trabajo y dedicación durante todos estos años por el bien de todos los andaluces y andaluzas y también, por el trabajo que realiza en Ferraz como Presidente del PSOE.

Hoy es el tiempo del cambio, de la regeneración socialista, del más que necesario rejuvenecimiento del PSOE, de un cambio desde la base y contando con las bases (como se ha hecho en la pasada Conferencia Política que ha dado un resultado bastante óptimo) si no queremos quedar como un Partido residual al estilo PASOK Griego u otros partidos socialistas europeos que tanto nos jugamos de cara a las próximas Elecciones Europeas.

Por todo ello estoy plenamente convencido de que es tiempo de la S de Socialistas y de la S de Susana.

 

DIEGO RUIZ RUIZ

Militante del PSOE de la provincia de Toledo, residente en la provincia de Granada desde hace varios años.

DRZRZ

Militante del PSOE de la provincia de Toledo, residente en la provincia de Granada desde hace varios años.