Hospital de Fuenlabrada: Enfermos infecciosos y de oncología en maternidad juntos

El sindicato de enfermería cree que se puede poner en riesgo la seguridad de los pacientes del área de obstetricia: las madres y sus recién nacidos. El centro utiliza las camas vacías por la caída de la natalidad para aliviar el colapso de otras especialidades como medicina interna u oncología.

El número de partos ha descendido en los últimos seis años de 2.936 a 2.026. El hospital admite el uso de la maternidad por parte de otras especialidades y garantiza “la seguridad tanto de pacientes como de profesionales”.
Enfermos bronquíticos, pared con pared, con recién nacidos. Y compartiendo pasillo y enfermeras. Usuarios del Hospital de Fuenlabrada denuncian que el centro permite el ingreso de pacientes con infecciones respiratorias y enfermedades oncológicas en la planta de maternidad. El sindicato de enfermería Satse afirma que dicha práctica es una realidad habitual y advierte de que “puede poner en riesgo la seguridad de los pacientes”, que en dicha unidad son las madres y sus bebés. Otras imágenes El Hospital de Fuenlabrada 2 Fotos Hay días en los que hasta el 75% de los pacientes ingresados en maternidad no pertenecen a esta especialidad La maternidad del hospital de Fuenlabrada está considerada una de las mejores de España.
Es una de las unidades de obstetricia del país que ostenta el sello de calidad IHAN, con el que la OMS certifica el correcto trato de la mujer y el bebé durante el parto y el postparto. Sin embargo, el severo descenso de la natalidad ha dejado el área semivacía, lo que está siendo aprovechado por el centro para ubicar allí a enfermos de otras especialidades cuyas plantas se encuentran saturadas. Hay días en los que hasta el 75% de los pacientes en el ala de obstetricia no pertenecen a dicha especialidad, según el sindicato. “Por un lado hay menos partos y, por otro, tenemos las urgencias llenas, con gente en los pasillos. La dirección lleva un año metiendo en esta planta pacientes que no son del área obstétrica, fundamentalmente de medicina interna —con broncopatías y otras infecciones respiratorias— y también a enfermos oncológicos, aunque de manera más residual”, aseguran las enfermeras.
Una profesional del servicio consultada advierte de los peligros de la convivencia de recién nacidos, “inmunodeprimidos a los que hay que esterilizar hasta los chupetes o biberones”, con enfermos infecciosos. “No es lo más favorable que en sus primeras horas de vida tengan cerca a pacientes con la flora activa de infecciones”, explica a 20minutos. En los últimos seis años, el número de partos no ha dejado de caer en este hospital. En 2008 dieron a luz 2.936 mujeres. En 2013 fueron casi un millar menos (2.026). El año pasado hubo una media de 5-6 partos al día.
La planta tiene 32 camas, distribuidas en su mayoría en habitaciones individuales. La seguridad de los pacientes Las enfermeras aseguran que el departamento de ginecología acepta la ocupación de camas, ante la presión hospitalaria de otras áreas. Sin embargo, los pediatras se sienten “más incómodos” con dicha convivencia. En ocasiones, según denuncia una usuaria, se ha llegado a hospitalizar al lado de un bebé a un paciente a punto de morir. “Es una contradicción ver cómo familiares que están sufriendo porque sus padres, madres y hermanos están muriendo tienen que oír el llanto de los recién nacidos al lado”, asegura. Hay que gestionar los recursos adecuadamente, pero salvaguardando siempre la seguridad del paciente.
El sindicato Satse ha elevado su preocupación por esta práctica a la dirección. La gerencia le ha respondido que “los recursos son los que son, que hay que optimizar los medios del hospital público, y que la seguridad está garantizada porque en ningún caso los bebés comparten habitación con estos enfermos”. El sindicato defiende que “no se puede estar tapando agujeros” y aboga por “gestionar los recursos adecuadamente, pero salvaguardando siempre la seguridad del paciente”. Y solicita, además, el reconocimiento de las especialidades de su sector, la enfermería, “como garante de la calidad de los cuidados y como forma de evitar situaciones como estas”.
A preguntas de 20minutos, la dirección del hospital emitió el siguiente comunicado: “El Hospital Universitario de Fuenlabrada ubica sus pacientes en función de la especialidad y de la necesidad de recursos. El número de partos en el último año ha descendido sensiblemente, con lo cual la unidad donde están ingresados las pacientes de Obstetricia y Ginecología dispone de una mayor capacidad para asumir pacientes de otras especialidades, cuyo ingreso está sujeto, al igual que en el resto de las unidades de hospitalización del hospital, a las medidas de prevención universales y a los protocolos de actuación que se adoptan en la practica diaria para garantizar la seguridad tanto de pacientes como de profesionales”.
Desde la asociación El Parto es Nuestro, que pretende mejorar las condiciones de atención a madres e hijos durante el embarazo, parto y posparto en España, consideran que un centro como Fuenlabrada “que presume de sello IHAN, debería cuidar especialmente el trato hacia las madres y los bebés”, según su portavoz.

Fuente

Adrian

Adrian

INCONFORMISTA             -×-

Al continuar navegando en Digo-Yo.es estás aceptando la política de cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar