Un descubrimiento bíblico nos libera del “pecado original”

     Ciertamente los caminos del Señor son inescrutables, aunque no todos. Así es, un reciente descubrimiento en los textos bíblicos, libera a la humanidad del Pecado Original, que por miles de años nos ha hecho ser pecadores, ya desde el mismo instante de nacer; a partir de la primera bocanada de aire que irrumpe en nuestros pulmones, hasta ahora,  hemos sido “pecadores”, pero esto ya no será así.

     Para todos aquellos que, aun siendo pecadores, desconocen la razón de esta losa que pesa sobre la humanidad desde que el Dios Bíblico nos creo, será beneficioso echar un breve repaso sobre las razones por las que no somos seres inmaculados al nacer.

   Dios, el buen Dios bíblico, nos hizo herederos del pecado que cometieron nuestros primeros padres, Adán y Eva, cuando desobedeciendo el mandato del  Creador y comieron del Fruto del Árbol Prohibido; apenas acabados de crear y ya pecaron, con tal gravedad que la maldición divina se hizo extensible a todos sus descendientes, ósea…nosotros.

     Pero… ¿Tan grave fue su pecado? En realidad, el pecado en si, no fue por el hecho de comerse un fruto determinado, ni tan siquiera por el solo hecho de haber desobedecido a quien les había creado, no… es que además hicieron más caso a una serpiente que hablaba que a su Padre Celestial con su potente voz que retumbaba desde el Cielo por toda la Tierra… y esto si que es muy grave; tan grave como para justificar que, nosotros sus herederos, fuésemos merecedores de la anatema que, después de 6045 años, aun pesa sobre nuestras conciencias… Porque “Somos herederos del Pecado Original”.

     Solo que… algo ha cambiado. Y es que escrutando La Biblia he descubierto que en realidad… No somos descendientes de Adán y Eva, nuestros “primeros padres” como nos han hecho creer los representantes de este Dios bíblico, y no es una interpretación gratuita de los textos bíblicos, sino que La Biblia lo explica fuera de toda dudas.

     Me llamó mucho la atención un comentario, en teoría narrado por el mismo Dios, después de que Caín fue expulsado de sobre la superficie de la Tierra, por haber matado a Abel, es decir, cuando en La Tierra tan solo quedaban tres seres humanos, Adán, Eva y Caín… Y así reza el texto bíblico:

Génesis 5:3

“Y Adán siguió viviendo ciento treinta años.

Entonces llegó a ser padre de un hijo a su semejanza, a su imagen, y lo llamó Set”

     Por lo que me pareció entender que sus dos primeros hijos Caín y Abel, podrían no haber sido a su “imagen y semejanza”. Esto me hizo releer por no se cuantas veces… otra vez La Biblia, hasta que por fin encontré la respuesta… Y es que tal y como nos dice Isaías en

1 Corintios 15:57

“El primer hombre procede de la tierra y es hecho de polvo;

 el segundo hombre procede del cielo”

     Por lo que podemos afirmar que Caín no fue engendrado por Adán y Eva, puesto que “procede del cielo”, por lo tanto, no podía ser heredero del pecado que cometieron “nuestros” primeros padres. ¡Pero bueno!… ¿Y si resulta que somos descendientes de Set, el hijo que Adán hizo a su imagen y semejanza?… No, no… Tampoco, puesto que toda la raza humana fue exterminada por el Buen Dios, cuando el Diluvio Universal y solo se salvaron Noe y sus hijos… Pertenecientes a la línea genealógica de Caín… ¡Chin Pun!.

     Me gustaría con este nuevo escrutinio bíblico haber aportado un poco de paz al corazón de todos los creyentes, puesto que ahora tan solo tendrán que hacerse responsables de los pecados que ellos personalmente vayan cometiendo y que en ningún caso serán tan graves como el maldito “Pecado Original”, por lo que les serán perdonados con un par de “Padre Nuestro” y alguna que otra limosna, para la siempre tan necesitada Santa Madre Iglesia… Y quedarán perdonados e impolutos como el culo de un bebe, ahora ya si… “sin pecado Original”.

     Pero no me gustaría cerrar este articulo sin aportar también alguna información dedicada a los ateos, como yo… Y es que escrutar La Biblia resulta muy laborioso, pero también muy fructífero… Y nunca mejor dicho, ya que respecto el “Fruto del árbol prohibido” puedo aportar alguna información extra-bíblica, como por ejemplo, que no se trataba de la famosa “manzana” que tanto se ha extendido, no se exactamente por qué razón, tal vez por una cuestión de marketing, aunque la verdad es otra. En realidad se trataba de una especie de mora, pero con forma de piña, es decir, cónica y tenía unos componentes muy específicos, psico-activos similares a los del ayahuasca… En realidad tenían en común un mismo componente, el 5-DMT (Dimetiltriptamina), una droga natural que permite al hombre realizar experiencias extracorporales, entre otras funciones, por esta razón la utilizan los chamanes para realizar sus viajes astrales… Lo más curioso es que también nuestro cerebro genera esta sustancia, en concreto, nuestra glándula Pineal genera Dimetiltriptamina, aunque en dosis mínimas o insuficientes; por esta razón nos vemos obligados a recurrir a la naturaleza para potenciar esta cualidad que se puede suponer innata, aunque mermada, en el ser humano.

También estos datos pueden ayudarnos a comprender el porque el “Dios bíblico”  prohibió el consumo de estos psico-activos, mientras otros dioses, serpientes que hablaban o seres reptilianos, nos decían que si “comíamos” el “fruto prohibido” seriamos tan sabios como Dios… tal vez esto también nos puede ayudar a comprender quienes eran en realidad los “Dioses buenos” y cuales eran los que, con mentiras, nos querían mantener en la ignorancia, es decir… Manipulables.

     Como en otras ocasiones le hago un ruego… No crean nada de lo que oyen, ni de lo que leen, incluso, ni de lo que vean… Indaguen y disciernan… Despierten sus conciencias y empiecen a realizar el proyecto por el que estamos aquí… Evolucionar.

Jorrdirrobert

Desaprendedor descodificado navegando en un mar de dudas. !VIVA Emiliano Zapata!

Al continuar navegando en Digo-Yo.es estás aceptando la política de cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar