¿Beneficia a alguien la muerte de Rita Barberá?

Ya se ha dicho, por activa y por pasiva, que Rita Barberá por quien se sentía realmente presionada era por los suyos. El resentimiento iba dirigido a los de su partido. Su depresión era consecuencia de lo que sus compañeros le habían hecho. Lo que resulta inconcebible es que ella, que tantos años llevaba en política, que había visto cómo se despedazaba a otros por los intereses electorales de la formación, no fuese consciente de que también  le podía suceder a ella en algún momento. Eso es lo que tiene sentirse en la cima del pedestal, por encima del resto de los mortales.

Retirarle el carné, hacerla viajar hasta el grupo mixto, tuvo que ser duro para ella. Mucho más escuchar, a sus antes hermanados en las penas y en las alegrías, en las victorias y en las derrotas, decir “la señora Barberá ya no pertenece al Partido Popular”. Porque pertenecer al Partido Popular con un expediente manchado, no da votos, aunque hubiese obtenido muchas mayorías absolutas con anterioridad. ¿No son conscientes de que lo que está manchado es el partido Popular al completo?

Los mandamases del PP corroída su conciencia por el remordimiento, proponen un minuto de silencio en el Congreso. Un minuto de silencio para una persona que ni siquiera ha sido diputada. Un minuto de silencio cuando no se le ha concedido a nadie más: Labordeta, que sí lo fue, Ernest Lluch, asesinado por ETA, diputado y exministro, Santiago Carrillo, también diputado y uno de los padres de la Constitución, que con tanto ahínco defienden,  y otros más. ¿Por qué a ella sí? ¿Qué ha hecho para merecerlo?

Los del Partido Popular, enojadísimos por la ausencia de la izquierda en el gesto propuesto, piden respeto. El respeto no se exige, señores del PP, el respeto se gana. Rita Barberá, a juicio de muchos no se tiene ganado ningún respeto. Morirse no es algo que merezca respeto alguno, por ahí vamos a pasar todos.

Todo esto, de un modo u otro, se ha dicho ya, en los medios y en las redes. Es absurdo abundar en ello. Yo lo que me cuestiono, y es que tengo esa curiosa manía de hacerme preguntas, es ¿beneficia a alguien la muerte de Rita Barberá?, ¿Tardarán mucho algunos en echarle la culpa al muerto de determinados sucesos?¿Se escabullirán de declarar determinados personajes, gracias al oportuno fallecimiento de la exalcaldesa?, ¿Cuánto tiempo pasará entre ese emotivo acto del minuto de silencio, y el momento en que todos los cargos pasen a la irresolubilidad por su ausencia?.

¿Cuándo vamos a escuchar a los del PP utilizar como defensa “bueno, Rita Barberá ya no está y era la única que podía responder a esa pregunta”?

Al continuar navegando en Digo-Yo.es estás aceptando la política de cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar